Fulares elasticos (part 1)

Los fulares de tela elástica y como se prestan para el porteo respetuoso del bebé:

Física en general: Una tela elástica no sujeta enseguida a un objeto sino cede hasta llegar a un equilibrio entre la elasticidad de la tela y el peso del objeto.

En el porteo de bebés es muy importante sujetar bien la cabeza, la columna vertebral (espalda) y mantener una posición favorable de las piernas (pensando en las caderas) del bebé. Cuanto más pequeño (joven) es el bebé más importancia tienen esas reglas porque el bebé tiene muy pocas habilidades para mantener su posición por lo que nuestra influencia en su desarrollo es mayor. De hecho, se supone que podemos dañar sus estructuras corporales al ponerle en ciertas posturas sin suficiente soporte por obligar a esas estructuras a aguantar más peso de lo que pueden en ese momento.

Así pues, con bebés recién nacidos, y aún más con bebés prematuros, es importante vigilar el apoyo correcto de la cabeza, de la espalda y facilitar una buena posición de las piernas (centrar el fémur en la articulación).

El grado de elasticidad del fular es un punto importante, ya que hay tejidos elásticos que ceden más y otros menos. Si la elasticidad de un fular es poca y el peso también es poco, por ejemplo, llevando a un recién nacido con un fular ligero probablemente el fular sujete al bebé sin ceder apenas mientras un fular de un tejido de tipo jersey  ya no consigue apretar el cuerpo de un bebé mayorcito (más pesado) contra el portador sino deja que el bebé cuelgue.

Entonces hay que valorar la elasticidad de la tela en relación con el peso del bebé para saber si un fular elástico aún proviene suficiente soporte para el bebé.

Algunos fabricantes recomiendan a usar nudos con tres capas de tela sujetando al bebé al usar sus fulares elásticos (cruz envolvente interior o cruz envolvente exterior con las bandas diagonales encima del bebé). Así las tres capas provienen un mejor soporte. Pero esos nudos no suelen conseguir la postura idónea para el bebé. Esos nudos tienden a aplastar la espalda  que, para respetar la postura fisiológica del bebé, tendría que estar arqueada. Las piernas no se mantienen en la flexión correcta sino que caen, quedando las rodillas más abajo que las nalgas. Las partes de la tela que sirve como tirantes para el portador bloquean la vista del bebé que entonces gira la cabeza hacia atrás para obtener una mejor visión, lo que se convierte en una postura perjudicial para el cuello. Además los nudos con tres capas dan mucho calor.

Otros fabricantes no especifican nudos especiales (sea porque con esas telas no fuera necesario, desconocimiento sobre el tema o interés de venta). Con bebés pequeñitos y un fuerte fular elástico se pueden usar también nudos con una sola capa de tela encima del bebé como por ejemplo una cruz envolvente con las tiras a los lados (no pre anudando). Pero los nudos ‘canguro’ son más difíciles de conseguir  con un fular elástico ya que al intentar de ajustar el fular la tela tiende a hacerse más larga en vez de aumentar la tensión.

 Además, incluso utilizando tres capas de tela, algunos fabricantes limitan el uso de sus fulares elástico a solamente 9 kg (Hoppediz), 15kg (MaM Earth) o 18kg (Ecobabytragenest) del bebé (otra vez tenemos que tener en cuenta las diferentes telas, desconocimiento sobre el tema y el interés de venta de los fabricantes).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada